La tibieza intelectual de Samuel

f700x390-174170_213188_0

Pagina Siete acaba de publicar una entrevista con Samuel Doria Medina (8/20/2017) que refleja muy bien porque la viabilidad política de este líder de oposición es incierta. Cuando el país pide a gritos por líderes de oposición serios y valientes que pongan los puntos sobre las íes y estén dispuestos a proponer un nuevo país post MAS, Samuel no es capaz de marcar una distancia entre sus ideas y las de cualquier ideólogo Masista. No sé si es una decepción a estas alturas pero si una muestra evidente de las limitadas opciones políticas que tiene Bolivia.

En una triste muestra de tibieza intelectual Samuel responde “no, no” cuando se le pregunta si estaría a favor de un ajuste o recorte de gasto fiscal. En cambio, propone “racionalidad” que según el consiste en recortar ciertos gastos (canchas de fútbol) y aumentar otros (salud). Y ahí Samuel pierde una oportunidad de oro para mostrar que la oposición tiene ideas distintas y, además, pantalones. Primero, la oposición tiene que ser clara y contundente: sí se tiene que recortar el gasto fiscal! El 2017 llegaremos a un deficit fiscal de casi 7% del PIB y sera el cuarto año consecutivo con números rojos. Y este no es un bache temporal. Los ingresos por exportaciones de gas seguirán cayendo y el gobierno simplemente no puede seguir gastando lo mismo que al principio del ciclo expansivo. Samuel lo sabe. Pero claro, el cálculo político manda y Samuel cede al discurso populista. Después de todo, la regla de oro del político populista es nunca admitir que hay que ajustarse los pantalones.

En segundo lugar, me pregunto ¿cuándo aparecerá en Bolivia un político que por fin deje de creerse el papá de la familia y pretenda decidir por todos (y con nuestra plata) si la salud es más importante que el deporte, o si la educación es más importante que las carreteras o si la vivienda es más importante que la nutrición, etc.? Samuel pude discutir indefinidamente con el MAS si las canchas de fútbol son mejores o peores que el gasto en salud. Ese no es el problema de fondo. El problema de fondo es generar una institucionalidad que le permita al individuo decidir qué es mejor para el/ella y no dejar que el estado siga decidiendo por nosotros. En dos palabras, el problema de fondo es la recuperación de la libertad individual. Y para esto hay que achicar el estado. Y aquí Samuel se vuelve a equivocar. La última pregunta de la entrevista es precisamente esa “¿Usted achicaría el estado?” Y nuevamente Samuel le hace el quite a la inyección. No dice ni sí ni no. Así nunca ganará una elección. Ya está de buen tamaño, ¿no le parece? Bolivia necesita alguien que responda, “sí, el estado debe achicarse considerablemente para dejar el rol central en la iniciativa privada.” ¿Tanto cuesta decirle al pan pan y al vino vino?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s