Month: January 2010

Agenda económica para 2010

El periódico La Prensa publicó hace un par de días un artículo del Ministro de Economía boliviano, Luis Arce, con el mismo título de este post. Aunque es muy difícil resumir en una carilla la agenda económica anual de un país, el análisis del ministro Arce en esta publicación nos da una idea de lo que se puede esperar  este año en Bolivia…lamentablemente muy poco.

Arce presenta el argumento de que la agenda económica de Bolivia debería ser una respuesta a la “crisis mundial del capitalismo.” Una crisis que, de acuerdo al ministro, es “estructural” y se manifiesta en una crisis energética (“evidenciada por la enorme brecha de consumo de energía entre los países desarrollados y los subdesarrollados”), una crisis alimentaria (“se evidencia una insuficiente capacidad productiva mundial de alimentos frente a una creciente demanda de éstos”), una crisis financiera (“que estalla el año 2007 y manifiesta sus devastadores efectos hacia el segundo semestre de 2008 y primer trimestre de 2009”), y una crisis climática (“la presencia ahora común de los fenómenos de El Niño, La Niña y otros desastres naturales”).

De acuerdo a Arce, la respuesta boliviana a esta supuesta “crisis mundial del capitalismo” debería:

A) Preservar la sostenibilidad macroeconómica que “demuestre que la izquierda sabe manejar la economía del país.”

B) Profundizar la diversificación de la economía con el objetivo de romper la dependencia casi exclusiva del sector de hidrocarburos. Para esto, Arce propone planes gubernamentales de “industrialización” en hierro, litio, agroindustria, cobre, leche, cartón, papel, cemento, etc. Dichos planes consisten en la creación de varias empresas públicas: Lacteosbol, Cartonbol, Papelbol, Ecebol, etc.

C) Apoyar al sector privado. Arce define a “buenos” y “malos” empresarios y propone que, ahora que las batallas políticas han terminado y las mayores incertidumbres han sido resueltas, los “buenos” empresarios inviertan y generen empleo. El Estado además debería, según Arce, proporcionar subsidios en créditos a través de bancos estatales.

D) Atraer inversión extranjera “bajo las nuevas reglas de juego.”

E) Construir caminos y

F) Optimizar el funcionamiento de la empresa petrolera de Boivia, YPFB.

Propuesta asi, la agenda económica boliviana para el 2010 no permite espacio para mucha ilusión. Veamos:

1) La premisa de que la agenda económica de un país debería ser una respuesta a una supuesta “crisis mundial del capitalismo” es errónea y demagógica. Si por capitalismo entendemos un sistema social que asigne recursos escasos a través de mercados, entonces el capitalismo está vivito y coleando. La asignación de recursos a través de mercados no es una ideología o paradigma sino un hecho, una simple evidencia que no requiere profesamiento de fé. Los agentes económicos responden a incentivos, se especializan de acuerdo a sus “ventajas comparativas,” y se benefician intercambiando bienes y servicios. Esto ha sido asi desde la era de las cavernas. Sistemas sociales que ignoren este principio o peor aún lo traten de reprimir, terminan llevando a sus sociedades a la ruina. Por eso cayó la Unión Soviética, por eso China tuvo que reformar su sistema, y por eso es que la testaruda Cuba se muere de hambre.

El hecho de que las variables macroecómicas (PIB, empleo, etc.) fluctuen a través del tiempo no pone en duda el principio básico detrás del funcionamiento de mercados. El “capitalismo” no solo ha sobrevivido “crisis energéticas” mucho más severas (la de principios de los 70 por ejemplo) o recesiones profundas y largas como la Gran Depresión, sino que también ha permitido que la humanidad desarrolle estándares de vida elevadímos. Contrario a lo que sugería Malthus, ahora tenemos más alimentos que nunca antes.

Pero lo que es aún más importante de entender es que la mayoría de estas “crisis” (como la actual crisis financiera o la Gran Depresión) fueron causadas precisamente por largas intervenciones estatales en el funcionamiento libre de los mercados. La reciente “crisis” en Estados Unidos está intimamente asociada a la reducción artificial de la tasa de interés durante los primeros años de esta década generada por la Reserva Federal. Y como muchísimos economistas han venido argumentando en los últimos años, las causas centrales de la pobreza en Africa, el sudeste asiático y Latinoamerica son la falta de instituciones o reglas de juego que defiendan la propiedad privada y garanticen el seguro funcionamiento de mercados.

Y entrando a los puntos específicos de la agenda del ministro Arce,

2) Aunque es encomiable la intención de defender la estabilidad macroeconómica, habrá que notar que esto implica que el gobierno debe conservar un presupuesto balanceado. La creación de empresas públicas, los subsidios crediticios, y los bonos Juancito y otros ponen esta estabilidad en riesgo. Mientras Venezuela siga subsidiando al presidente Evo, no hay que preocuparse. Pero que pasará cuando Chavez ya no lo haga? Aqui es donde se verá si la “izquierda” no pierde de vista la estabilidad macroeconómica heredada del “capitalismo.”

3) Una diversificación económica verdadera y útil parte siempre del sector privado y nunca del gobierno. Los empresarios son los que realmente saben donde les duele el zapato. Si el cartón industrializado es rentable (por encima de los hidrocarburos), entonces habrán empresarios que se dediquen a ello. Si no lo es, entonces nadie debería hacerlo y se debería importar ese producto de afuera. Los países deben naturalmente dedicarse a su ventaja comparativa y no forzar industrializaciones por el simple afán de industrializar. Si además estos procesos son llevados a cabo por empresas públicas los grados de ineficiencia se multiplican.

4) En la misma línea, proveer creditos subsidiados es cambiar artificialmente el costo relativo de producir un bien. Estos créditos incrementan el déficit fiscal y mandan señales distorsionadoras al sector productivo.

5) También es loable que se intente atraer inversión extranjera. Las nuevas reglas de juego son, sin embargo menos competitivas que las anteriores. Convencer a un empresario privado de invertir en Bolivia es ahora muy difícil. No llegará el presidente con su casco y sus soldados a expropiar la empresa?

6) Optmizar YPFB será posible solo cuando YPFB sea más privada que pública.

En fin, nada de nada. La agenda económica para 2010 carece de un marco analítico serio y no ataca lo fundamental: la necesidad de reglas de juego claras que garanticen la propiedad privada y el libre funcionamiento de mercados; la necesidad de menos gasto público, de menos burocracia y menos corrupción; y la necesidad de reformas serias en salud, educación y el mercado de trabajo que promuevan la iniciativa privada en lugar de reprimirla.