Month: July 2009

La asignación de recursos escasos a través del gobierno

Este post es una joya. Pocas veces uno encuentra una descripción tan realista y descarnada de la tremenda ineficiencia en la que se cae cuando se trata de asignar recursos escasos a través del gobierno y no a través del mercado. 

Tomado de Octavo Cerco:

Allá en el barrio de Ciro están poniendo unos teléfonos, la lista de personas que no tienen el servicio es de 20 pero sólo hay tres líneas disponibles. Me entero, con un poco de tristeza in crescendo, de todo el proceso a través de una de las interesadas. Etecsa no decide quién va a tener teléfono, sino que es una comisión nombrada por el CDR la que “hace un estudio del terreno” y nombra los elegidos.

La comisión inicial, de tres personas, nominó primeramente al presidente del CDR y en segundo lugar al delegado de la circunscripción, el tercer lugar quedó divido entre dos vecinos cercanos a la comisión. El litigio se extendió hasta llegar a escándalo en Etecsa, que los mandó para la casa a ponerse de acuerdo.

Otros vecinos, al ver el problema, se sumaron a la inconformidad. La mujer que me contaba la historia, por ejemplo, me explicaba que ella estaba esperando para hacer su reclamación porque consideraba que ella tenía más méritos en el CDR que los del litigio. El asunto se puso tan crudo que la comisión fue desintegrada y otra nueva puesta en su lugar.

La nueva comisión junto a los vecinos han convocado a hacer una reunión extraordinaria para una nueva selección, que aun no ha tenido lugar pero que se hará sin la presencia de los implicados en el problema. De todas maneras, siempre que se hace la selección y se toma una decisión, uno puede después hacer una reclamación para que se revise nuevamente todo el proceso: se argumenta por qué uno no está de acuerdo y se enumeran los méritos de aquel al que se quiere beneficiar por encima del que fue beneficiado.

Recuerdo cuando repartieron los televisores que la gente la Habana estaba conmocionada por las broncas entre vecinos; sé de amigos que no tenían televisor y prefirieron no participar a tener que fajarse con sus colindantes: trapos sucios, historias viejas, familia en Estados Unidos, comentarios contra el gobierno, número de guardias hechas, trabajos voluntarios, calidad ideológica de los familiares, en fin, cualquier argumento es válido a la hora de explicarle al CDR que el televisor o el teléfono lo merece uno y no el de al lado.

Pero lo peor de todo es que hay gente, como la mujer con la que hablé, a la que le parece justo el proceso. Gente que no ve el triste y doloroso resultado de un sistema que pone a sus ciudadanos como perros sacando un hueso de la basura, que sádicamente se lava las manos e indolente abandera con orgullo la responsabilidad de haber convertido la envidia y la chivatería en los nuevos valores de la revolución socialista.

Robo a mano armada 2

Una evidencia más de los “aportes” monetarios de funcionarios públicos a la campaña del MAS en Bolivia.

A seis meses de las elecciones del 6 de diciembre, el MAS instruyó en las instituciones públicas un aporte obligatorio, de entre uno y cinco por ciento del sueldo que perciben los funcionarios públicos, para financiar la campaña del presidente Evo Morales, denunciaron fuentes de al menos tres reparticiones estatales.

“El aporte es obligatorio, pero todavía no lo realizamos. Nos informaron que desde agosto aportaremos”, reveló un funcionario jerárquico de un ministerio de Estado.

Ver robo a mano armada 1.

Migración forzosa

El periódico boliviano La Razón reporta que miles de campesinos de Potosí (en el occidente del país) serán trasladados hacia Pando (en el oriente del país) en una suerte de migración forzosa pagada por el gobierno de Evo Morales. La razón esgrimida por las autoridades del gobierno es que en Potosí no hay tierras cultivables y en Pando las hay en abundancia. La oposición política al gobierno denuncia que el verdadero fin es trasladar militantes del partido de gobierno a regiones tradicionalmente lideradas por partidos opositores. 

Uno no sabe si el afán del gobierno es político (aunque todo apunte a ello) o si el traslado de estos campesinos es un inocente intento de mejorarles su situación económica. Pero más alla de la intención, no hubiera sido mejor dejar que las migraciones respondan a decisiones individuales y no del gobierno? Cómo estar seguros de que los campesinos de Potosí sabrán aprovechar las tierras de Pando? Cómo saber si ellos estarán mejor en Pando en el largo plazo si la decisión de migrar responde a incentivos temporales que vienen del gobierno? Cómo saber si las tierras de Pando no hubieran estado en mejor manos bajo la administración de campesinos de Chuquisaca o de La Paz o de empresas extranjeras? Cómo saber cuál es la asignación más eficiente de esta tierra si se la hace a través de un decreto? Y si nadie quiere comprar las tierras de Pando y su precio es cero, no deberíamos haber visto a estos campesinos migrar hacia allá hace ya mucho tiempo si esto fuera lo que ellos realmente quieren?

Este es un ejemplo claro de que la asignación de recursos escasos a través del gobierno no puede asegurar eficiencia. Si la decisón se hace en cambio a través del mercado, las tierras de Pando hubieran sido compradas por las personas o empresas que más precio estén dispuestas a pagar por ellas. Esto, a su vez, hubiera dado una señal clara de que dichas personas o empresas utilizarán las tierras en proyectos que generan mayores utilidades que los demás postores.

Update: La Prensa reporta que se han iniciado protestas masivas en Pando repudiando el traslado de los campesinos de Potosí hacia ese departamento. Se veía venir.

La “dignidad”

El presidente boliviano Evo Morales no habla de otra cosa. Es, al parecer, su primer objetivo y mayor obsesión. Por “dignidad,” Bolivia ha renunciado a tratados de libre comercio, ha nacionalizado la mayoría de sus empresas públicas, ha desfavorecido y puesto trabas a la inversión extranjera, y ha perdido ahora el mayor mercado de las exportaciones no tradicionales de Bolivia. Con el fin del ATPDEA (la rebaja de tarifas arancelarias de productos bolivianos en Estado Unidos), Bolivia ha perdido el 60% de las exportaciones a ese país, más de 60 millones de dólares, y más de 46 mil empleos (datos de La Razón). Carísima ha resultado la “dignidad.” Pero claro, como Evo Morales no la paga, sino las familias bolivianas, él seguirá envuelto en su demagogia populista sin que le cueste un peso.

Gritos de cantina

El presidente peruano Alán García finalmente repondió a las múltiples afrentas e intromisiones del presidente boliviano Evo Morales en el manejo político y económico de su vecino: “no es propio del presidente de una nación como el Perú andar respondiendo a gritos de cantina” le dijo García a su par boliviano. Ya antes, García se había referido a Morales como “chabacano.” Excesivo? Poco diplomático? Seguro. Pero es que habría que hacer un compendio de las desentonadas declaraciones de Morales respecto al Perú. Se tendría un guión digno de las mejores películas de Cantinflas. Cuando las palabras no surgen de meditadas y estudiadas ideas sino del odio y rencor automático a quien piensa distinto y se aleja del vagón populista liderado por el venezolano Chávez, estas resultan en…”gritos de cantina.”

Se vende riñón!

Organ%2BSellingEl periódico boliviano La Razón reporta la noticia de una desesperada mujer que ofrece uno de sus riñones a la venta por US$12,000. El primer dato interesante es que, basados en esta pequeña muestra, el precio por riñón en el mercado negro boliviano ha bajado sustancialmente. El 2006 escribí un post basado en reportes de  diarios bolivianos que afirmaban que el precio de un riñón oscilaba entre los US$30,000 y US$40,000. El segundo dato importante es que el mismo artículo de La Razón menciona que en los últimos dos años más de 1,000 personas se sometieron a hemodiálisis en La Paz  y 270 de ellas murieron.

Estas cifras muestran que, aunque el precio por riñón ha bajado (la crisis afecta a todos), el desabastecimiento es todavía altísimo y muchísima gente sigue muriendo por deficiencias renales. En el post del 2006 argumenté ampliamente sobre los beneficios de fomentar el uso de un mercado de riñones como la solución más eficiente a la escasez de donantes. Un riñón de transplante es un bien tremendamente escaso que solamente mercados libres y competitivos pueden asignar eficientemente. Las actuales restricciones legales a vender órganos prohiben el establecimiento de estos mercados e imponen implícitamente un precio máximo legal por riñón de cero (las donaciones deben ser gratuitas). La actual Constitución Política del Estado en Bolivia dice: “La ley regulará las donaciones o trasplantes de células, tejidos u órganos bajo los principios de humanidad, solidaridad, oportunidad, gratuidad y eficiencia.”

Si la venta de riñones – a precios no iguales a cero – fuera legal, más gente tendría incentivos a “donar” (vender) organos , el incremento de la oferta generaría precios menores que los actuales de equilibrio en el mercado negro, y muchos pacientes pudieran encontrar una cura. El tema es sin duda controversial pero urge un debate serio y práctico que considere los beneficios de liberar los incentivos naturales de compradores y vendedores.