El sistema “solidario” de pensiones

En un post anterior argumentaba lo peligroso que puede resultar la inminente reforma del sistema de pensiones en Bolivia.  De acuerdo a reportes de prensa, dicha reforma pretende eliminar el mercado administrativo de los depósitos individuales y reemplazarlo por un monopolio estatal.

A medida que la noticia se amplía, surgen nuevos detalles. Hoy, La Razón reporta que el sistema será además “solidario” en el sentido de que los ahorristas que tuvieran un ingreso menor a Bs. 1,400, y por lo tanto no pudieran jubilarse al no alcanzar el monto exigido por ley, pasarían ahora al “fondo solidario” y podrían jubilarse con una pensión mayor a la que les correspondería en base a sus depósitos. El fondo solitario provendría de los empleadores. En pocas palabras, la reforma prevee una transferencia (obligatoria y automática) de personas de mayores ingresos a personas de menores ingresos.

Digamos primero que si lo reportado por el periódico es cierto, la actual ley de pensiones deja una interrogante importante: Dentro de un sistema de depositos individuales, por qué debería el gobierno decidir el monto mínimo ahorrado para la jubilación? No debieran ser los mismos ahorristas los que decidan que tamaño de pensión es la adecuada para cada uno? Es entonces “ilegal” el jubilarse o dejar de trabajar con pocos ahorros en el banco? Hay algo que no cuadra. Deberé leer la actual ley con calma.

Pero volviendo al fondo solitario de la reforma propuesta por el MAS. Esta claro que este instrumento jugará el rol de un Robin Hood rentista que le quite a los ricos para darle a los pobres. Una receta tan antigua como el mismo Robin Hood. Pero lo que muchas veces no vemos es que hacer más equitativa la vejez tiene tremendas implicaciones en la juventud. Nada es gratis. Existen incentivos que se distorsionan. Marginalmente, un ahorrista joven se podría preguntar: por qué trabajar más y ahorrar más si los que no lo hacen recibirán la plata del fondo solidario? Las empresas, a su vez, se podrían preguntar: por qué contratar mano de obra barata si tendré que hacer más “aportes” para su fondo solidario? Si además el monopolio público administrador de estas pensiones se torna ineficiente (como la gran mayoría de las  empresas públicas en la historia de Bolivia), el famoso fondo solidario tendrá que ser financiado con más impuestos que los pagan todos. En suma, la distribución de la riqueza a lo Robin Hood está siempre asociada a incentivos improductivos. Los Robin Hoods de izquierda son siempre muy buenos distribuyendo riqueza pero pésimos creandola.

Advertisements

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s